domingo, 21 de septiembre de 2008

Reciclaje

La Universitat Politécnica de Catalunya (en la cuál estudié) tiene contratado un servicio que se encarga de recoger los contenedores de papel para reciclar. El otro día, en un ejercicio de periodismo de investigación de patio de colegio, grabé este vídeo desde mi móvil.

video


La calidad es pésima, pero en él se puede ver cómo tiran el papel para reciclar en el contenedor de basura general.
Sin palabras.

3 comentarios:

Silgo dijo...

El viernes, al coincidir con un vecino en el autobús, sostuve con él una animada charla que derivó desde temas como el cambio climático (para el cual tiene una curiosa teoría) hasta el reciclaje de basuras.

Su postura era clara: "Me cuesta trabajo separar para el reciclaje, me cuesta tiempo, y mientras, otra gente no lo hace y se ahorra todas esas molestias por el mismo coste. Así que he decicido que yo tampoco separo la basura".

El problema es que no hay incentivos, no hay nada que haga sentirse reconocidos o compensados a aquellos que se lo curran. O que penalice a aquellos que no están dispuestos a ser más cívicos.

Hay países, por ejemplo, en los que se cobra por ley un sobrecoste a los productos envasados (en particular botellas de plástico, de vidrio y latas) Dicho sobrecoste, es recuperable en los supermercados si se devuelve el envase en máquinas habilitadas a tal efecto, en forma de descuento en la próxima compra.

Mientras no implantemos este tipo de medidas, u otras similares que supongan una diferencia real entre el hacer el pequeño esfuerzo, o quedarnos cruzados de brazos, esto seguirá igual.

1cualquiera dijo...

Me gusta pensar que somos animales sociales y que seguimos ciertas normas de convivencia. Reciclar ha de ser tan natural como tirar la basura al contenedor y no en mitad de la calle.

Me dirás que los comportamientos incívicos están penalizados. Por ejemplo, Barcelona no para de sacar normativas para multar a los "incívicos".

De lo poco que me sirvió el fiasco del Fórum de las Culturas de Barcelona fue concienciarme de que la basura, o se recicla, o nos la comemos. Quizás la educación es otra vía para concienciar. Pero claro, aún saldrán padres diciendo que quién es el colegio para decirles a sus hijos que reciclen.


De todas maneras, visto en el tipo de sociedad en el que nos convertimos, tienes toda la razón del mundo. O nos dan un premio o aquí nadie piensa en dónde va a parar la basura.

nogensmenys dijo...

Es cierto que aquí funcionamos a golpe de vara. Incluso cuando nos están diciendo de una cosa te puede salvar la vida como ponerte un casco si no multasen no habrían conseguido que la gente se lo pusiera. Una vez conseguido ya lo haces por inercia, pero primero hay que obligar. Cambien es verdad que el tema de reciclar todavía tiene que simplificarse un poco , pq hay gente que para acceder a un container que no sea general tiene que hacer una excursión.