martes, 16 de junio de 2009

Ser útil o desaparecer

Es curioso, recientemente un compañero de trabajo me preguntaba sobre mi último post y mi definición de "élite nacionalista". Durante la conversación le dije que, en los tiempos que corren de libre movimiento de capital y personas, para hacer sentirse a alguien catalán has de hacer que se sienta a gusto en esta tierra, has de hacer que esté feliz, que se sienta integrado, que disfrute del bienestar. Y eso no se consigue imponiendo idiomas o culturas. Las vidas fluyen como los ríos y una persona feliz acabará interesándose por la cultura o por el idioma del sitio donde vive sin necesidad de imposición. Conozco personas nacidas fuera de Catalunya que son más nacionalistas (si eso se puede considerar bueno) que uno de aquí.
Duran i Lleida, que suele decir cosas con bastante sentido, ha afirmado recientemente: "Una Catalunya anquilosada en rasgos definidores que no sean susceptibles de integrar tendrá un futuro difícil"
Y añado, es más catalán aquel que cumple con sus obligaciones impositivas, aquel que no ensucia, que respeta al medio ambiente, las playas, las montañas, las ciudades, aquel que conduce con prudencia, aquel que convive con los demás, independientemente del idioma que hable o la bandera que le represente, que el que solo sabe darse golpes en el pecho con la senyera, grita "puta espanya" y le hecha la culpa de todo a Madrit... y de estos hay unos cuantos.

2 comentarios:

Lek dijo...

Pues totalmente de acuerdo. Cuando allá por el 2004 fui con mi novia a Chipre viví algo al hilo de lo que comentas. La gente está acostumbrada a hablar en inglés con los turistas (sobre todo inglés y alemán), así que cuando entrabas y les decías "Kalimera" (buenos días en griego) se deshacían, se interesaban por tu vida, te daban cháchara y te enseñaban cosas. Te juro que les cambiaba la cara. Y eso motivaba a aprender más, claro :D

El nacionalismo (sea el que sea), mirándose el ombligo, se ha olvidado del agradecimiento a los que, desde fuera, nos pueda interesar acercarnos sin tener porqué.

jpujolf dijo...

También ocurre que cuando un catalán se siente despreciado de forma sistemática por sus más cercanos y en el fondo queridos vecinos ( si, esos que los ultranacionalistas llaman "Espanyols" ) reaccione de forma violenta contra ellos.

Cuando ves que gente que emigra de centroamérica y vive en un entorno castellanohablante, por poner un ejemplo, en 3 meses se integra, es feliz y aprende catalán ( conozco un caso acojonante ) no aciertas a comprender porqué alguien que lleva toda la vida aquí y debería comprender la realidad de nuestro país dice eso de "verdad que me entiendes ? pues para que voy a prender catalán, si sólo habláis diferente por tocar los huevos".

Los catalanes, como todo el mundo, si ven que se les aprecia reaccionan con aprecido. Si ven que se les desprecia, se enfadan. Y perdona, y les vuelven a despreciar, etc.

Y así 300 años ha. O sea que como en chipre. Trata bien a la gente y serás correspondido. Que aquí no hay sunitas extremistas, sólo gente que ama su tierra, cultura y tradiciones. Que respeta y quiere ser respetada. Que es solidaria, comprensiva, integradora y que se da.

¿ O hemos de ir al topicazo de catalán agarrado y serio y andaluz de pandereta ? Coño !! Era más divertido Pujol ( o a mi me daba más risa, al menos ) que el sosainas que hay ahora ( que será una bellísima persona, pero tiene menos salero que la pantoja de puerto rico, mira que te digo... )